lunes, 16 de mayo de 2016

Kristen es portada del especial Cannes de la revista 'Le Magazine du Monde' (Añadida traducción)

 

Outtakes





Scans digital en HQ

imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com imagebam.com

Traducción


KRISTEN STEWART, LA LIBERADA.

Convertida en la reina de la taquilla adolescente, se podría haber pillado los dedos con las películas de la saga Twilight. Pero la actriz de 26 años tiene la cabeza bien puesta: alterna las películas de autor y grandes producciones haciendo progresar su carrera paso a paso. En Cannes, Kristen Stewart está presente a la vez con Café Society, de Woody Allen, y con Personal Shopper, escrita expresamente para ella por Olivier Assayas. Dos papeles muy diferentes, uno delicado y el otro torturado, en los que desarrolla toda la gama de su juego (interpretativo). ¿Está a la espera de ser directora?

Si tuviera que escoger un adjetivo para describir a Kristen Stewart ese sería el siguiente: elocuente. Entre los actores, una clara mayoría prefiere encerrarse en sí mismo tras fórmulas hechas, en lugar de aventurarse en un análisis o una descripción exacta de su trabajo. Hace diecisiete años que Kristen actúa (ella tiene ahora 26), su filmografía consta de 40 largometrajes, y habla de su trabajo con la fascinación - y a menudo con el terror - de una exploradora de vuelta a un país desconocido. Woody Allen, por ejemplo. La mayor parte de los actores que han trabajado con el neoyorquino octogenario hablan de él con la más extrema veneración. No es el caso de Kristen Stewart, protagonista femenina de Café Society, que será proyectada en la inaguración del 69º Festival de Cannes. Ella recuerda haber pedido leer el guión de antemano, "lo que era un gran problema", antes de aceptar interpretar a Vonnie, una chica que hace que Steve Carell y Jesse Eisenberf giren la cabeza a su paso. Antes del rodaje, se preguntaba si podría interpretar a un personaje que encontró un poco anticuado. Estaba decidida a desempeñar esta ligereza: "mientras que mi energia natural es más pesada", y decidió fiarse del director contra todo pronóstico. "Es una apuesta segura, asegura ella, "aunque se trate de una franquicia mortal."

Kristen Stewart hace una buena imitación de Woody al final de una toma: "Vamos a hacerla de nuevo. ¿Es posible que la próxima vez no entres en la habitación como si fuera ?" O bien: "No ha estado mal. Me estaba durmiendo en algunos momentos, pero no ha estado mal". Ella concluye riendo: "En este último caso. decidimos ir más rápido." En cuanto al director de Manhattan, ella observa: "Por momentos deja traspasar una emoción especialmente sorprendente que, por lo general, es irónica pero no siempre delicada. Cuando miras sus películas, crees ver simplemente entretenimiento; después todo se ralentiza y estás profundamente emocionada. Woody es como sus obras: un bromista que es muy gracioso en el set, que no da demasiadas indicaciones y que, de repente, algo en él se lleva todo por delante. En ese momento, nos miramos y nos decimos que hemos compartido un momento relevante con él. Era muy bonito, muy importante y ampliamente suficiente"

El plural "nos" engloba a un viejo compañero de Kristen Stewart, Jesse Eisenberg, con el cual ya ha trabajado en tres películas: en Adventureland, American Ultra y Café Society. Con el joven actor neoyorquino, que ella describe como "extremadamente inteligente", pasa los días en el set teniendo conversaciones "ociosas e hilarantes analizando cualquier detalle del comportamiento de la gente de nuestro alrededor". Este quizás no es el mejor modo de volverse popular ante un equipo, pero mantiene el aburrimiento y la soledad lejos. Una soledad que Kristen Stewart ha experimentado cuando ha pasado de Café Society a Personal Shopper: para la película de Olivier Assayas, presente en competición , volverá a Cannes días después de la inauguración del festival.  Ella recorrerá la alfombra roja para festejar una película cuyo rodaje fue un calvario -no solamente consentido, sino diseñado por el director. En la película interpreta a Maureen, una joven americana exiliada en París donde su hermano gemelo murió.  Para subsistir, se convierte en asesora de moda de una famosa, todo para tratar de ponerse en contacto desesperadamente con el fantasma del fallecido.

Rodada en Francia, así como en estudios y decorados de Praga, Personal Shopper es un largometraje invernal que ofrece a su intérprete una rarísima oportunidad en el cine: rodar en solitatio casi todas las secuencias. La actriz lo comprendió impediatamente después de leer una sola vez el guión. Aunque pidió a Olivier Assayas retrasar el rodaje para poder hacer el papel de Vonnie en Café Society: "Para la película de Woody, hacía falta que fuera chispeante y alegre, que pareciera estuviera en perfecta salud, y sabía que si grababa Personal Shopper antes, terminaría vacía".

Para el director, que ha escrito la película pensando en ella, Kristen Stewart ha puesto en practica las lecciones aprendidas en su anterior colaboración, Sils Maria, en la que interpretaba a la asistente de una actriz famosa interpretada por Juliette Binoche. Cineasta e intérprete se conocieron gracias a la intermediación de Charles Gillibert, que había producido para MK2 On the road, la adaptación de la obra de Jack Kerouac por Walter Salles. En ella Kristen Stewart era Marylou, encarnando una alegría de vivir y una sencillez sensual que las películas de la saga Twilight, por aquel entonces en todo su apogeo, no dejaban vislumbrar.

Tras una serie de contratiempos, estuvo a punto de ver desvanecerse entre sus dedos el papel de Val, la intelectual que intenta mantener la unión entre la actriz que interpreta Juliette Binoche y la realidad. Pero cuando Olivier Assayas le propuso interpretar a Jo-Ann, la joven actriz que vive tanto de los escándalos como de su trabajo, Kristen Stewart prefería ser Val. "Ella me respondió que el papel de la actriz era demasiado evidente, que el personaje de Val, con su distancia y escepticismo, le convenía más", recuerda el director. La precisión del análisis fue confirmado por un César, premio que los miembros de la academia son reacios de dar a los no francófonos.

Esta feliz experiencia no preparó al director y a la actriz para lo que les esperaba: "Olivier y yo habíamos subestimado burdamente la dificultad de la película. Puta Personal Shopper... Nunca me he sentido tan debilitada al final de un rodaje. Trabajábamos seis días a la semana, días de dieciséis horas. Era un buen ambiente de trabajo, nunca he tenido que fingir que tenía frío, que estaba sola, cansada. No había descanso y estaba empezando a caer en las grietas mentales, en pensamientos que no se supone que tienes en las horas en vela, que me impedían vivir una vida social y productiva. Cuando vi la película, me parecía que estaba muy delgada y me dije: ' Chica, necesitas una hamburguesa'".

Deberíamos transcribir lo que dice Kristen Stewart del personaje de Maureen, de su ansiedad, de su sufrimiento, pero sería desvelar la película. Ella habla con tanta lucidez, pero con menos pasión, de su papel en American Ultra, donde interpretó a Phoebe, una hippie provincial que esconde un oscuro secreto, o de la experiencia de Crepúsculo. El papel de Bella Swan, que ella ha tenido en cinco películas entre 2008 y 2012, la convirtió en una de las actrices mejor pagadas de Hollywood,  pero también en uno de los temas favoritos de cotilleo de los tabloides y de Internet.

"Me encantó hacer estas películas", recuerda hablando de Crepúsculo. "Empezamos muy fuerte. Si solamente hubiéramos logrado mantener la energía, el entusiasmo [de la primera película] ... Pero todo el mundo temía decepcionar las espectativas del público y las siguientes películas fueron puras producciones de estudio". No obstante, Kristen Stewart mantiene una relación muy especial con esta industria. En lugar de ser cliente de una de las grandes agencias artísticas en Hollywood, trabaja con el mismo agente desde que tenía 12 años. Como observa Charles Gillibert, "puede ser la única en su posición cuyo entorno trabaja para ella y no al revés". Ella analiza el mecanismo económico de la fama con perspicacia: "Debes mantener cierta cantidad de popularidad si deseas ser capaz de financiar películas. Por eso hay que participar en producciones de gran presupuesto que son rentables. Me animaron a participar en producciones de éxito [Snow White & The Hunstman, estrenada en 2012, o American Ultra] para facilitar la existencia de películas como las que he grabado este año, películas más modestas. Si yo no tuviera una cierta popularidad, no habríamos tenido dinero".

La misma frialdad analítica cuando se trata de los tabloides: "Crearon un personaje para una industria que inventa historias de gente famosa. Es otra forma de entretenimiento. Al menos cuando escribimos historias, en mi industria, reconocemos que son invenciones. Esas personas simplemente roban imágenes para construir las suyas propias y tratan de hacer creer que son verdad. El público sabe que es un fraude. Es como la lucha libre, todo el mundo sabe que no es una pelea de verdad, que es un juego, pero la gente hace como si no hubieran elegido de antemano quién va a ganar y que va a perder".

La presión de los paparazzi y de la prensa sensacionalista es constante, pero Kristen Stewart llegó sola a la reunión a la hora acordada a un restaurante de Los Feliz, barrio tranquilo de Los Ángeles, donde las celebridades de Beverly Hills están reemplazando poco a poco a los históricos residentes. Ella recuerda que en el set de Panic Room, de David Fincher, Jodie Foster le dijo a la niña de 11 años que tenía entonces: "Eres demasiado inteligente como para ser solamente una actriz durante mucho tiempo. No vas a soportar todo lo que acarrea. Te veo más bien como directora".

Años más tarde, las dos mujeres coincidían en una ceremonia de una entrega de premios. La más mayor se sorprendió al ver que la joven había perseverado. "A Jodie Foster le encanta ser actriz, pero también lo odia", puntualiza Kristen Stewart. "A mí me encanta y no quiero dejarlo. He pasado por lo peor, por lo más espectacular cuando se trata de efectos secundarios negativos de este trabajo. Y me siento siempre increíblemente afortunada de ejercerlo". La veremos de nuevo este año, tal vez en Venecia o Toronto, con  Billy Lynn's Long Halftime Walk de Ang Lee. Esta adaptación de una novela de éxito, que sigue a la gira por los EE.UU de un soldado condecorado después de ir a Irak (Kristen Stewart interpreta a su hermana), ya figura como como candidata de los Oscar. El resto de la filmografía de la actriz todavía está por escribir.

Al contrario que sus compañeros de reparto que construyen su carrera con el fin de obtener los papeles que podrían llevarlos a los Oscar, Kristen Stewart deja que las películas vengan a ella. "Algunos proyectos parecían muy buenos para mí sobre el papel, grandes papeles con grandes directores, pero no encontré en mí las ganas de hacerlos. Mi equipo no compartía mi punto de vista. Y se han convertido en grandes papeles que otros han interpretado. Eso está biene. Al fin y al cabo, la única persona que decide soy yo. No tengo una lista de proyectos, simplemente tengo que sentir la necesidad de hacer algunos de los que me presentan y, cuando no lo siento, ni siquiera tengo la impresión de ser actriz.

En estos días, muy relajada, está atravesando uno de esos periodos de descanso, sin ningún papel en el horizonte, que ella ha hecho siempre en su carrera. "No me puedo sentir libre si sé que debo interpretar a un personaje", explica. Entre el final del rodaje de Snow White en 2012 y el inicio del de Camp X-Ray, una pequeña película independiente en la que interpreta a un soldado en Guantánamo, pasó dieciocho meses sin filmar una película.

Esta vez  promete que la interrupción será mucho más corta. Decidió tomarse un tiempo para grabar el corto que ha estado escribiendo durante años. "No deseo nada más que grabar mis propias historias", reconoce. Kristen Stewart terminó sus estudios en los sets, a distancia, y se arrepiente a veces de no haber ido a la universidad, a una escuela de cine. Ella tiene la edad para salir de una de ellas y considera su próximo corto como "una película de estudiante", más que como una tarjeta de visita que presentar a los productores. Una película que dirigirá sin preocuparse de la atención de la que, forzosamente, va a ser objeto. La profecía de Jodie Foster podría convertirse en realidad.

Vestuario

Fuente | Scans digital Korita05
LaSagaRobsten

8 comentarios:

Sonia CH dijo...

Wowww!
Que chica tan sexy!!!!
Perdon !!!!!!!!!! Por salirme del tema , pero alguien sabe si es verdad o mentira lo del cuento de que? Rob y kris se dieron un bonito abrazo, y todo entre ellos fue solo buy bonito , como dos amigos que les da mucho gusto verse? Díganme algo por fisssss, bueno es que todo es posible no creen?.

Anónimo dijo...

Tu estas que ardes nena.

Anónimo dijo...

Meu pai! Como é linda essa menina!

karla Figueroa dijo...

Hermosa!!!

Anónimo dijo...

Por lo que parece no fue así. Si hubiese sido así y con todos los fotógrafos que había, y lo que ganarían con esa foto... ya lo habríamos visto. Tendremos que seguir esperando 😢

Anónimo dijo...

Cada vez estas que ardes.... De buena preciosa

Anónimo dijo...

Sonia, cuento

Anónimo dijo...

❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤❤