miércoles, 16 de septiembre de 2015

Entrevista de Rob con 'The Scotsman' sobre LIFE

Él sabe lo que es ser famoso y ser acosado por los paparazzi, pero en su nueva película Robert Pattinson es el hombre detrás de la cámara
Traducción 

 ¿Te imaginas diciendole a un fotógrafo, '¿Quieres pasar una semana simplemente pasando el rato conmigo?' No sé si puedo hacer justicia a la expresión facial de Rob Pattinson al escuchar esta pregunta, pero voy a intentarlo. Se inicia con una sorpresa (las cejas desaparecen bajo la visera de la gorra), seguida rápidamente por la confusión (se frota su espesa barba mientras las cejas vuelven a aparecer), seguido de un movimiento de cabeza y una sonrisa irónica. "Recuerdo una de las primeras entrevistas que hice", dice. "Estaba completamente loco. Fuimos a un bar y nos quedamos allí durante mucho tiempo. "Sacude la cabeza. "Sólo he hecho una vez, fue justo antes de la primera película de Crepúsculo saliera. La idea de hacerlo ahora." Sacude la cabeza. "Hay algo acerca de la primera vez que comienzas, la gente quiere ser simpático contigo, en realidad nadie quiere hacerte una crítica feroz  la primera vez que haces algo. Eso viene después." Él levanta su taza de café. "O llevar a alguien a tu casa", dice con un movimiento de cabeza. "Es una locura. El mundo ha cambiado mucho".



 Tu podrias decir. Le hice la pregunta a Pattinson, el que una vez fue Edward Cullen, el vampiro más deseado desde, bueno, desde siempre, ahora un actor con una gran cantidad de películas más interesantes en su filmografía (Cosmopolis, The Rover, Maps to the Stars) porque en su nueva película, Life, Pattinson interpreta a Dennis Stock, un fotógrafo de Magnum al que la revista Life le encargó fotografiar a James Dean en los meses antes de que estuviera a punto de convertirse en una estrella de cine - y luego en un icono que encarnaba el aforismo de vivir rápido y morir jóven. 

Stock tenía 26 años cuando conoció al joven de 23 años, Dean. Eran opuestos - uno un jóven que ya parecía viejo, el otro, sólo un par de años más joven, que parece casi infantil, un espíritu libre. Stock está hundido y desalentado, ya tiene un matrimonio fracasado a sus espaldas y un hijo pequeño con el que apenas tiene ningún tipo de relación. No tiene ritmo a la hora de tomar fotografías de estrellas de cine (en diferentes días de hecho) y anhela ser tomado en serio como artista. Cuando conoce a Dean, caótico, talentoso e imprevisible, Stock reconoce al instante que él es más que otro aspirante. Finalmente, Dean invita al fotógrafo a pasar una semana con él y se dirigen en un viaje por carretera a la granja en Indiana, donde Dean creció. Stock se sienta en la mesa familiar, toma fotografías de Dean jugando a los bongos entre una manada de vacas, leyendo cuentos a su joven primo. Es el tipo de acceso sin restricciones que ahora es totalmente inimaginable. Y Pattinson lo debe saber.

 El actor se encuentra en una posición extraña. Ha sido una estrella mundial, un rompecorazones. Eso es lo que sucede cuando la cara pálida de altos pómulos de una exitosa franquicia de cinco películas. Pero desde que escapó de los grilletes de la inmortalidad, él ha empezado laboriosamente a crear un tipo diferente de carrera. Y está funcionando también. A principios de este mes, fue uno de los destinatarios (junto a Elizabeth Olsen) del premio Rising Star en el Festival de Cine Americano de Deauville por su trabajo en Life. Eso no es malo para alguien cuya carrera se inició con un papel en una fogate de un gran estudio a bombo y platillos. No es malo para alguien que se veía, como lo recuerdo desde la última vez que lo entrevisté, como que ellos habían vagado accidentalmente por el skatepark local y se encontraron en el centro de una multimillonaria franquicia de películas. En realidad, él todavía parece un poco como un skater (gorra, chaqueta de béisbol blanca y negra sobre una camiseta blanca y pantalones vaqueros negros y botas) pero es menos consciente de sí mismo de lo que era entonces. En un hotel de Los Angeles, donde una guarnición de plátano para acompañar con tus pancakes cuestan $8, Pattinson tenía agujeros en su camiseta. ¿Así que se debe sentir muy orgulloso de sí mismo tras hacer una transición exitosa a partir de algo que en realidad nunca parecía muy cómodo para él, en algo que si lo es?

"No sé si he hecho con éxito eso aún", dice con la boca llena de galletas y café. "Supongo que es suerte. Realmente tenía una idea bastante precisa de lo que quería hacer. Entonces, como ahora, no me gusta realmente nada. Las cosas que hago son esencialmente la única cosa que me gusta. Así que no hay carrera real. Todavía tengo que hacer algo que sea como 'Quiero hacer la película número uno'. No sé si es el miedo o qué, pero nunca ha surgido en mi cabeza que he estado, como, si realmente quisiera hacer una película masiva, comercial. Me encantaría si pudiera hacer este tipo de cosas siempre. Sabes que nunca vas a lamentar hacerlo ". 

 Cuando Stock viajó de regreso a Indiana con Dean para fotografiar en la granja familiar, la idea era capturar a un joven actor antes de convertirse en una estrella de cine. Al este del Edén estaba a punto de estrenarse, Rebelde sin causa ya estaba hecha y Dean estaba a punto de ser cogido en Gigant, su papel final. Fue sólo cuestión de meses más tarde, cuando Dean tenía todavía sólo 24, que se estrelló con su Porsche y murió. Y así las fotografías de archivo se convirtieron en algo más, una especie de visión definitiva de la intimidad - Dean nunca estuvo en su casa familiar de nuevo. También marcó un nuevo tipo de estrella de cine, caminando por Times Square bajo fuertes lluvias, el cuello levantado, ese pelo icónico alborotado y descuidado. "A Dennis realmente le molestaba que él fuera conocido por estas fotografías para el resto de su vida", dice Pattinson. "Fue como si nada pudiera hacerle feliz. Qué vida más terrible cuando nada te hace feliz ".

El contraste entre la última vez que me reuní con Pattinson no podía ser más marcado. Entonces, él fue secuestrado en una suite en el Four Seasons de Los Ángeles. Había guardias de seguridad en los ascensores, una falange de mujeres que llevan auriculares andando a zancadas sin hacer ruido por los pasillos enmoquerados. Todas ellas parecían que tenían una bola y en el centro de todo sentaron a Pattinson como un conejo en los faros. Él era amable, pero nervioso. Parecía absolutamente desconcertado y perplejo por todo lo que estaba pasando a su alrededor. En una mañana soleada en el este de Londres, el ambiente no podría ser más diferente. Cuando llego al club de miembros privados donde habíamos quedado, hago el reconocimiento habitual buscando dónde puedo irme. Lo que no me esperaba ver es a Pattinson sentado en la esquina de la barra con su novia, terminando el desayuno y en busca de todo el mundo como las cosas de un par de jóvenes de moda en un club joven de moda. No hay séquito. Nadie les presta ninguna atención en absoluto. La estrella del pop y la estrella de cine sentados en la esquina.

 Puede sonar un poco absurdo, o condescendiente tal vez, pero me siento contento por él. Recuerdo la sensación que tuve cuando salí del hotel de LA después de hablar con Pattinson. Era como si pudiera respirar de nuevo. Y yo estuve allí durante aproximadamente una hora. Pattinson vivió así. Como la media parte de la relación más escudriñada en el mundo - él salía con Kristen Stewart, co-estrella de las películas de Crepúsculo, por aquel entonces, la mayor franquicia de la película en el mundo - la vida de Pattinson apenas le pertenecía. Dondequiera que fuera era fotografiado. Incluso los set de películas donde trabajaba fueron asediados por los fans. Se había mudado de su casa para escapar de los fotógrafos y fans y estaba viviendo en habitaciones de hotel, con las cortinas corridas. Sé que las dificultades de ser una estrella de cine no son las mismas que hacer un turno de 12 horas en un centro de llamadas, pero parecía una existencia bastante desagradable.

"Soy mucho más estable", dice. "Me mudé a Londres. Todas las cosas que me ponían nervioso en LA - y yo me iba a mudar a Nueva York durante un tiempo - simplemente no existen en Londres." 

 ¿Cuáles son esas cosas? "Básicamente, un montón de ellas eran los paparazzi. Pero en realidad es el miedo a tu libertad siendo vulnerada. Sólo la idea de que siempre hay alguien esperando fuera de tu casa, e incluso si no lo hay, ese es el primer pensamiento que tienes por la mañana. Todavía tengo ese pensamiento un poco aquí, pero yo ni siquiera trato de ocultarme realmente. No sé, tal vez es porque tengo una barba también." Se ríe. "El pensamiento desaparece solo gradualmente. Es tan extraño después de años y años y años, vuelves a Londres y eso sólo parece bien. Siempre toco madera ". 

 En cierto modo, se podría pensar que interpretar a Dean podría haber sido el papel adecuado para un hombre de la experiencia de Pattinson, pero eso no era para él. Fue la relación entre Stock y su hijo el que fascinó a Pattinson. Es un hombre en un aprieto. Eso es lo que a Pattinson le gustó de él.

 "Me gusta aquel Dennis - no sé lo mucho de esto que aparece en la película - pero está eludiendo sus responsabilidades mucho y usando el 'Yo estoy intentando ser un artista' como excusa", dice. "Y luego, cuando está con Jimmy y él no puede librarse tan facilmente, utiliza su hijo como una excusa de nuevo. Es horrible."

Fue la torpeza, la falta de un vínculo entre padre e hijo lo que intrigó a Pattinson. Era lo que quería interpretar en pantalla. El malestar en el tiempo que pasan juntos es palpable y horriblemente triste y quizás es lo que hace que se sienta como que a Stock le gustaría que fuera mejor. Eso no es lo Pattinson encontró en el guión, ni es lo que aprendió de hablar con el hijo de Stock.

"Lo que me gustó de la historia en primer lugar fue la pregunta, ¿qué pasa si tienes un niño y simplemente no los ama [a los niños]? Sucede. No es como si no le importa, le destruye pero él es incapaz de tener la empatía necesaria para amar a su hijo. No puede. Está demasiado obsesionado consigo mismo ". 

 Pattinson pasó tiempo con el hijo de Stock, Rodney, y eso claramenté le marcó profundamente. "Creo que él quedó con su padre cerca de 10 veces a lo largo de toda su vida", dice. "Le dieron a diferentes padres adoptivos pagados. Fue horrible, absolutamente horrible. Cuando miras las entrevistas con Stock, él encontró consuelo en su arte y me hizo pensar que tenía que haber una manera de encontrar compasión por alguien así, alguien para quien eso es su aprieto"

 ¿Él lo consigue - podía sentir eso de su propio trabajo?

 "No lo creo", dice. "No. No sé, tal vez tendré un niño y será como, ¿dónde están los padres de acogida? ¿A quién llamo?" Se ríe. 

Life, como Maps to the Stars, la mirada mordaz de Hollywood de David Cronenberg en la que Pattinson interpretó a un conductor de la limusina, Jerome Fontana, se trata de la industria de Pattinson, pero no desde la perspectiva del actor, es una especie de simultaneidad en su interior, pero queriendo estar fuera de él. "En términos de partes de la industria, no lo sé", dice, "es raro porque Anton [Corbjin, director de la película] realmente piensa en ello como una película sobre un fotógrafo y la fotografía. Nunca he estado tan interesado en la fotografía, pero para mí todo el asunto era sobre el hijo. Es muy raro ver a un padre que no ama a su hijo. Pensé que era fascinante."

E incómodo.

 "Lo sé, pero a veces ocurre. Hablo con mis amigos que han tenido hijos y es esa cosa, sobretodo cuando son chicos, que están como, es sólo un bebé, un bebé que llora." Sacude la cabeza. "Ellos tienen que desarrollar una relación y a veces eso simplemente no sucede. Y no se puede hablar de eso con nadie - Dennis no puede hablar de ello con nadie - Quiero decir que no diriías, 'Acabo de tener un niño y no me gusta'. Todo el mundo se horrorizaría de ti. Ellos te verían como un monstruo. Pero no es necesariamente eso, podría ser simplemente que no sabes qué hacer." 

Pattinson se refiere a extraños, los solitarios, los personas que no encajan. Son las cosas difíciles que le atraen. ¿Ha pensado en lo que sería tener hijos?

"Creo que todo el asunto de la actuación es que hay muy pocos puestos de trabajo donde se llega a pasar tiempo respondiendo a la pregunta ¿cómo empatizar?", dice, esquivando la pregunta. "Incluso hablando con Rodney sobre ello, tratando de acercarse a ello desde ese ángulo, tan pronto como lo dije, él estaba tratando de entender las cosas acerca de su relación con su padre. Estábamos hablando de una parte de ficción e intentando encontrar la verdad sobre eso, pero de una manera extraña era como un ejercicio de terapia. "

Pattinson no ha cambiado realmente desde la última vez que hablamos. Él apenas parece más cómodo en su propia piel. Y sigue siendo infaliblemente cortés. Todavía tiene el aire de ser un buen chico del suroeste de Londres que terminó apareciendo en películas. Me hace pensar en Dean en la película, otro pez fuera del agua. Está claro desde el principio que él no va a jugar al juego. Él está desilusionado con la industria del cine incluso antes de haber comenzado su carrera. Se sienta en su apartamento de Nueva York tocando su tambor bongo mirando su esmoquin colgando de un clavo en la pared y simplemente sabes que no va a aparecer en el estreno de Al este del Edén. "Él no fue", dice Pattinson. "Fue algo increíble que él no fuera a eso. Su primer estreno. Manda cojones." Se ríe. "Eso es tan impresionante. Es la cosa más macarra que podría hacer, es realmente poner tu dinero donde está tu boca, porque en muchos sentidos todo el mundo se queja de tener que hacer prensa o lo que sea, ¿pero cuando lo haces en serio y tiras todas las posibilidades? Wow." 

 No me lo puedo imaginar haciendo algo así jamás. Es demasiado amable y con buenos modales. "Siempre hay gente que me encuento a la que se les permite escabullirse de cosas como esas, pero siempre siento que si lo hiciera sería malo. Muy malo."Se ríe.

Fuente
Traducción: La Saga Robsten