sábado, 27 de agosto de 2016

Entrevista de Kristen con el periódico El País (España)


Durante años la actriz trató de mantener su vida privada oculta, ahora se siente libre y madura para hablar de ella

Kristen Stewart es de las que habla bajito y sin embargo, su voz se ve sofocada constantemente ante el continuo escrutinio público en el que vive. Ella, a diferencia de muchas de las estrellas de su generación, suele buscar la frase más adecuada en lugar de someterse a dar una respuesta tipo.

Aunque algo ha cambiado últimamente porque apesar de que sigue pensando mucho las respuestas, está que no calla. Pronunciando a los cuatro vientos el nombre de su último amor, la productora de efectos visuales Alicia Cargile, cuando antes se pasó años sin reconocer su relación con su compañero de Crepúsculo Robert Pattinson. O sin importarle hacer alusiones a ese otro escándalo que dio un giro a su vida pública cuando fue sorprendida besando al realizador Rupert Sanders al que conoció mientras rodaba Blancanieves y la leyenda del cazador. “No tengo un trabajo tradicional. No soy oficinista. Es normal que uno se sienta atraído por la gente con la que trabaja y que mientras vives bajo esa burbuja nazcan algunas relaciones”, reconoció a EL PAÍS con motivo de su próximo estreno, Café Society, de Woddy Allen.

La burbuja de la que habla es el cine, un medio en el que la estrella que se dio a conocer con la saga Crepúsculo (2008) lleva desde niña dado que sus padres trabajaban en el medio. “Pero siempre lo vi como algo sin glamour. Lo veía desde el lado de las personas que trabajan como uno más del equipo que hace posible la magia”, describe de sus primeros recuerdos. Entonces le atraía la energía que se respiraba a espaldas de la cámara. Luego descubrió la verdadera magia. “Yo misma me sorprendí de cómo cada molécula de mi cuerpo cantaba al unísono lo mucho que me gusta esto”, se explaya dejando de mirarse las uñas y levantando la vista con orgullo.

En los últimos años Stewart ha encontrado una nueva seguridad como actriz y como mujer. Ya no es la niña que se paseaba por la alfombra roja junto a Jodie Foster tras su trabajo en La habitación del pánico (2002) con los nudillos blancos de lo apretados que los llevaba. Ya entonces era buena como intérprete y Foster veía en ella a una futura directora. “Tenía un montón de ansiedad por nada. Cosas de juventud. Ahora me siento más cómoda”, asegura desde sus sabios 26 años. Ha dejado de justificarlo todo, su vida, sus personajes, sus elecciones. El fervor de sus fans también se ha calmado “un poco” —respira—. “Las cosas se han vuelto más sencillas, lo cual está muy bien”, afirma sin echar de menos su fama como Bella. Aunque admite que es una persona muy competitiva eso no se aplica a su trabajo artístico. “He aprendido a callarme. La gente te quiere más cuando pierdes”, admite victoriosa.

Aunque muchos pensaban que la letra escarlata con la que quedó marcada tras su público affaire con un hombre casado iba a dañar su carrera, nada estaba más lejos de la realidad. Como dice, trabaja “a golpes creativos” y además de la película de Allen tiene ahora pendiente de estreno Personal Shopper (a las órdenes de Olivier Assayas) y la próxima película de Ang Lee, Billy Lynn’s Long Halftime Walk. Además está Come Swim un proyecto en el que lleva años metida.

Para todo lo demás está su cueva, esa casa de cuatro habitaciones que tiene en lo alto de Los Feliz, un barrio bohemio del Los Ángeles de antaño. “El Brooklyn californiano”, dice porque por allí puede pasear. Allí guarda algunos de los trajes de gala que llevó al Met “y una selección mucho más pequeña de Chanel de la que se imaginan”, asegura la que es imagen de la maison francesa.

“Lo doy casi todo”, añade. Pero si hay algo que intenta salvaguardar es su salud mental. “Lo peor que te puede pasar es que te encierres en un estereotipo. O que pases de todo. No sé cómo explicarlo porque en cuanto empiezas tu carrera sabes que la gente te va a clasificar. Odio los pensamientos que pasan por mi cabeza cuando intento encontrarle una respuesta —se toma un respiro para ordenar sus ideas—. Pero sí, digamos que hay muchos que solo se preocupan de las apariencias y se toman Hollywood como un concurso de popularidad. Yo me quedo con el Hollywood donde la gente se junta y quiere estar cerca para contar historias y hacer películas. Ese me encanta”.

2 comentarios:

Sonia CH dijo...

Chicas!!!!
Gracias yo se que no quieren pasar mis comentarios , pero gracias por todo el material que pasan de kris!
Estoy fascinada de leer todo lo que hay de novedades de ella, todo lo que ha abierto su vida, y todo lo que me deja saber, por favor no sejen de pasar cosas de ellos , gracias...
Yo sabía que algún día todo sería mas claro, tardo un poquito , pero llego...

Berta Quintana dijo...

Bien por kristen
Ella es la mejor