jueves, 24 de noviembre de 2016

Kristen y Ang Lee en entrevista con Courier Mail (Australia)

No es el tamaño del papel lo que cuenta, sino lo que hace un actor con él.


El director Ang Lee solo había visto una película de Kristen Stewart en el momento en que se acercó a la actriz para que esta interpretara un papel fundamental en su drama innovador Billy Lynn's Long Halftime Walk. Este cuenta la historia de un soldado estadounidense traumatizado que es considerado todo un héroe cuando vuelve de la guerra de Iraq. No fue Crepúsculo.

La actuación que se había grabado en el subconsciente de Lee fue la de la adolescente de espíritu libre que Stewart interpretó en Into the Wild, el drama de supervivencia de Sean Penn.

En términos de tiempo en pantalla, ese papel, grabado en la mejor parte de la década pasada cuando Stewart tenía 16 o 17 años, no fue mucho más que un cameo.

"Me recuerda al modo en el que solía trabajar Heath Ledger para mí", cuenta Lee. "Si lo veías en una película, como Monster's Ball, se te quedaba grabado en la retina. Él era como el núcleo emocional. Kristen también me dio esa sensación".

El gran impacto que tuvo la actuación de Stewart en Into The Wild explica de alguna manera el éxito que tuvo la ex "niña de tabloide" al reinventarse como una actriz seria e independiente tras la última entrega de Crepúsculo, que se estrenó en el 2012.

La actriz ya había recibido buenas críticas por su actuación como Joan Jett en The Runaways, como Marylou en On the Road y como Em Lewin en Adventureland. Pero, después de Crepúsculo, los críticos han sido aún más efusivos con las críticas positivas.

"Sensacional" fue el adjetivo que empleó Rolling Stone para describir la actuación de Stewart en Clouds of Sils Maria, por la cual se convirtió en la primera actriz estadounidense en ganar un César, el Óscar francés.

El veredicto fue: "El papel […] requiere una mirada torva, una astucia excepcional y un gran ritmo cómico. Stewart clava cada matiz".

Las últimas noticias de Café Society, la última película de Woody Allen que protagonizo junto a Jesse Eisenberg, han sido aún más entusiastas.

"Stewart es lo suficientemente buena como para hacer que desees otra versión del Gran Gatsby solo para que ella interprete a Daisy", afirmó el Hollywood Reporter.

"Glorioso" fue el resumen pasional de New Statesman sobre su actuación.

"Ha sido difícil, pero obviamente cada paso que he tomado me ha llevado a este preciso lugar", confesó Stewart a News Corp Autralia cuando se estrenó American Ultra el año pasado.

"Y no lo cambiaría. Ni personalmente, ni profesionalmente. Nada".


Con la ventaja de poder juzgar en retrospectiva, la exitosa Saga Crepúsculo es la que destaca como aberración en una carrera que abarca desde Panic Room con Jodie Foster (2002) hasta la más recientemente Siempre Alice (2014), con Julianne Moore.

Lee se acercó a Stewart para que interpretará el papel de la hermana de Billy Lynn, ya que necesitaba una actriz que tuviera la habilidad de dar un gran impacto emocional en un espacio de tiempo relativamente corto.

"Es un papel iracundo. Ella representa la evaporación del sueño americano", dice. "No es un papel grande, pero es importante; la emoción aparece en su escena final. No hay tiempo de desarrollar su personaje en la película, así que, en realidad, es mucho pedir. Creo que se entregó en cuerpo y alma. Tiene el poder, la intensidad y la devoción necesarios".

Para Stewart, que actualmente sale con la cantante y compositora Annie Clark, conocida como St. Vincent, su personaje funciona como la columna vertebral emocional de la película.

Ella aceptó el reto, “pero, sin parecer simplista, probablemente hubiera hecho cualquier cosa con Ang. He crecido viendo sus películas".

Un incentivo adicional fue la decisión de Lee de ampliar los límites tecnológicos del 3D rodando la película a 120 fotogramas por segundo, el doble que el récord anterior (The Hobbit: An Unexpected Journey) y cinco veces la velocidad estándar de 24fps.

La tecnología es tan innovadora que solo media docena de cines en el mundo pueden mostrarla en ese formato.

"La forma en que se ha rodado es tan avanzada que quería formar parte en este nuevo procesó", apunta Stewart.

Pero cuando se trata de escoger personajes, la actriz insiste en que no tiene una verdadera estrategia.

"En realidad, tomo decisiones instintivas e impulsivas en términos de las historias y personas que creo que soy capaz de dar vida".

Como la novela de Ben Fountain de la que fue adaptada, Billy Lynn está basada en un solo día de 2004. El pelotón del personaje del título que participó en la guerra de Iraq será homenajeado en la publicidad del show de Acción de Gracias de los Dallas Cowboys. Sin embargo, todos parecen tener su propia versión de la historia del héroe de guerra, que se revela en forma de flashbacks. Y eso hace que sea muy difícil que el soldado traumatizado averigüe cuál podría ser su propia versión.

"Vuelve a casa un hombre totalmente diferente. Hay un antes y un después", sentencia Stewart. Su honesto personaje está muy preocupado por el bienestar de su hermano. Intenta desesperadamente evitar que regrese a la guerra.

"No es la manera más imparcial de ver las cosas. Fue una guerra ridícula e insensata", dice el personaje que interpreta. "Seamos sinceros, no lo sabíamos. Aunque, cuando pones a chicos jóvenes en medio de todo eso, es importante que nuestra generación de cineastas cuente estas historias personales”.

"Sí, es política. Pero, al mismo tiempo, nos toca tan de cerca que tiene que explorarse".

Después de grabar siete películas, una tras otra, en los últimos dos años, Stewart ha tardado un poco en reponer fuerzas. "Estoy un poco agotada", dice ella.

"Mi agenda estuvo bastante llena durante mucho tiempo… Supongo que la moderé un poco en lugar de tomar un descanso".

Durante ese "respiro", escribió y dirigió el cortometraje Come Swim, que actualmente se encuentra en las etapas finales de la postproducción.

"Nunca he sido tan feliz haciendo algo", confiesa. "Fue muy divertido".

"No veo una gran diferencia entre actuar y dirigir; es como el siguiente nivel de mi vida y me siento muy afortunada por poder explorarlo ahora".

Durante las vacaciones de Navidad, Stewart tiene la intención de comenzar a desarrollar su primer largometraje.

Pero ahora está filmando el thriller psicológico Lizzie, basado en los infames asesinatos de la familia Borden en Savannah en 1892.

Chloe Sevigny interpreta al personaje del título de la película. Stewart a la joven doncella con la que entabla una amistad. Después de esto, la actriz de 26 años está abierta a ofertas.

"Solo voy a mantener la cabeza baja y abrirme camino," dice ella. "Sin ton ni son las cosas vienen a ti, lo que se convierte en la historia que quieres contar. Solo me guía mi instinto y no me ha fallado hasta el momento. Así que ahora mismo no tengo grandes planes. Solo voy a seguir adelante".

Traducción LaSagaRobsten