viernes, 21 de agosto de 2015

Entrevista de Kristen y Jesse Eisenberg con Miami Herald



"American Ultra" es una de las películas llenas de acción  más divertidas del verano, y gran parte de su humor proviene de la elección improbable de Jesse Eisenberg como un drogado que se transforma en una máquina de matar de agentes del gobierno.

 Eisenberg se ríe de la idea de que alguna vez podría desempeñar ese papel. "Oh sí, cuando mi madre dio a luz a un bebé prematuro más pequeño de lo normal con un nombre andrógino, estoy seguro de que ella pensó que crecería hasta ser una gran estrella del cine de acción", dice durante una entrevista telefónica reciente que también contó con la co-estrella Kristen Stewart.

 Pero Eisenberg y Stewart dicen que vieron algo especial en el guión de Max Landis, hijo de John Landis, que dirigió clásicos como "Animal House", "The Blues Brothers" y el vídeo de Michael Jackson "Thriller". Y ellos estaban impacientes por trabajar con el director Nima Mourizadeh, cuya anterior película más conocida fue el exitazo sorpresa del 2012, "Proyect X"

 "El guión era realmente genial, y los personajes eran tan consistentes en cómo respondian a las situaciones absurdas a las que enfrentan", dice Eisenberg.

Stewart agrega: "Pensamos que el guión realmente funcionaba, pero si nosotros podríamos sacarlo a delante era otra cosa. Pero Jesse es hiperinteligente, y yo estaba segura de este chico,",quien fue su co-estrella en otra película de 2009 "Adventureland".

 La película, que se estrena en todo el país el viernes, comienza como una típica historia de amor al estilo de cine independiente, con Mike Howell (Eisenberg) drogandose y trabajando en un trabajo que no le lleva a ningún lado en un West Virginia Cash & Carry, mientras que su novia más responsable, Phoebe (Stewart) , trabaja en una tienda de fianzas.

Fuman hierba por la mañana. Fuman hierba por la noche. Y Mike piensa que todo es miel sobre hojuelas, incluso aunque sea propenso a ataques de pánico. Así que le compra a Phoebe un anillo de compromiso y planea hacerle la pregunta, si alguna vez puede encontrar el momento adecuado.

Una noche en el Cash & Carry, Mike tiene una visitante misteriosa llamada Lasseter (Connie Britton), que trata de dar a Mike un mensaje codificado que él interpreta como un montón palabras sin sentido. Más tarde, mientras come unos fideos, él ve a dos hombres vestidos de negro ensuciando su destartalado Ford y les pregunta que qué están haciendole a su coche.

 Atacan. Y Mike mata a dos de ellos con su cuchara sopera. Está bastante aturdido y no sabe qué hacer. Así que llama a Phoebe.



 "Acabo de matar a dos personas", dice. A lo que Phoebe responde, más bien con ligereza: "Eso es increíble." Entonces Mike le explica: "Ellos tenían pistolas y cuchillos, y eran unos gilip***!"

 Ese tipo de humor de drogadictos continúa a lo largo de "American Ultra", mientras Mike descubre poco a poco que una vez fue entrenado como agente especial del gobierno, pero que fue dado de baja sin ningún recuerdo del pasado. Lasseter estaba a cargo del programa, y ​​ella sólo se enteró de que Mike había sido un objetivo de eliminación, por lo que las palabras sin sentido que murmuró en el Cash & Carry en realidad eran un código que reactivó sus habilidades como asesino entrenado. Mike, por supuesto, no tiene idea de donde proceden sus nuevas habilidades y está desconcertado.

 Es un papel muy improbable para Eisenberg, que es conocido por interpretar a chicos inteligentes, un poco desafortunados en las películas de Woody Allen. Y él sólo se ríe de su transición a la acción en "American Ultra".

 Stewart señala que Eisenberg siempre "parecía que iba a tener un ataque al corazón cuando hacía algunas de las grandes escenas de acción."

 A lo que Eisenberg responde: "Revisaba mi nivel de colesterol cada mañana.  Era mucho más agotador y exigente de lo que parece.".

De hecho, estar desconcertado por lo que está pasando es parte del encanto de la película, sobre todo para el público, que aprende poco a poco el trasfondo de la historia mientras es revelada a Mike después de numerosas escenas de destrucción masiva.

 "Nos lanzamos en ello, y todo realmente parecía real", dice Stewart. "Ha sido muy interesante hacer eso, a pesar de que los dos somos personas muy nerviosas y llenas de ansiedad."

 "Sí, fue increíble", agrega Eisenberg. "Ellos realmente hicieron estallar un coche al lado de nosotros, y fue muy real y muy aterrador."

 En esencia, la película es una gran mezcla de las películas de género de 1980 y 1990, con la inspiración de "Terminator" y "Reality Bites".

 "Landis creció en el mundo de las películas, por eso hace referencia a otras películas - y hace referencia de una manera que las hace muy buenas", dice Eisenberg. "Hay un sentido moderno de la ironía y la conciencia de sí mismo."

 Eisenberg también piensa que una gran parte del humor proviene de los actores de reparto, incluyendo a John Leguizamo como uno de los amigos drogados de Mike y Topher Grace como un agente de la CIA obsesionado que lleva a cabo todo lo posible por ver a Mike muerto.

 "Topher interpreta a este chico malo constante, pero nada le sale bien," Eisenberg ríe. "Él quiere ser este gran tipo Maquiavélico, pero las personas no le están escuchando. No somos los típicos héroes, y él no es el típico chico malo".

Ni Eisenberg ni Stewart saben si una secuela será escrita. Probablemente dependerá de cómo sea la recaudación de la película en la taquilla. Pero es que parece un éxito en este punto.

 Eisenberg dijo que consideraría volver para una secuela "si es tan buena como la primera". Pero Stewart asegura la jugada señalando que el encanto de la película proviene de la comprensión lenta y divertida de que el personaje de Eisenberg es un asesino entrenado: "Una vez que la burbuja se rompe, ¿cómo se hace eso de nuevo"


Traducción LaSagaRobsten